Daño cerebral adquirido – Dr. Pedro Bermejo – FISJ

El daño cerebral adquirido es el resultado de una lesión cerebral aguda que se produce en un momento concreto, sobre un cerebro que previamente se encontraba bien. Hablamos con el Dr. Pedro Bermejo Velasco, médico neurólogo de FISJ, de la actualidad del daño cerebral.

¿En qué consiste el daño cerebral adquirido?

Es el resultado de una lesión cerebral aguda que se produce en un momento concreto, sobre un cerebro que previamente se encontraba bien. Un infarto cerebral o un traumatismo craneoencefálico producen una serie de lesiones cerebrales que se pueden asociar a numerosas secuelas en los pacientes que los han sufrido. Por ello es tan importante que se realice la mejor rehabilitación posible, para lograr disminuir esas secuelas y mejorar la calidad de vida del paciente y sus familiares.

¿Cuáles son las enfermedades que más frecuentemente se asocian al daño cerebral?

Algunas de ellas como los infartos, las hemorragias cerebrales o los traumatismos craneoencefálicos suponen una gran lacra para la población general. Además otras como la esclerosis múltiple o los accidentes de tráfico, tienen la característica de que afectan preferentemente a personas jóvenes. Por todo ello estamos hablando de patologías con un gran componente económico y emocional capaces de afectar de forma muy marcada a la población general.

¿Cuáles son los costes económicos de las enfermedades asociadas al daño cerebral?

Enormes, aunque en muchas ocasiones difíciles de calcular por la gran cantidad de variables indirectas. Tendemos a calcular únicamente el coste sanitario de aquellas personas que han sufrido un infarto cerebral o que padecen esclerosis múltiple, que ya de por sí son muy elevados. Además de los costes médicos de rehabilitación y hospitalización de los pacientes, así como de los fármacos, que son fácilmente calculables, debemos añadir otros como las bajas laborales del paciente y de la familia, la pérdida de productividad a largo plazo y la necesidad de asistencia o la dependencia.

En su opinión, ¿Por qué el daño cerebral está adquiriendo una importancia creciente en nuestra sociedad?

Habitualmente, los esfuerzos de la medicina se han centrado en el tratamiento agudo de los síntomas y más recientemente a la prevención. Así hemos asistido a años en los que los tratamientos han ido enfocados a intentar evitar que se produjesen algunas enfermedades como los infartos cerebrales y se ha insistido en medidas de prevención en la población como el control del peso, de la tensión arterial o la abstención del tabaquismo. Sin embargo, a pesar de la mejora, el número de pacientes con algún tipo de daño cerebral está incrementándose y seguirá haciéndolo (sólo tenemos que mirar el aumento de esperanza de vida en la población), con lo que su tratamiento se antoja como algo imprescindible.

¿Cuáles son los cambios que está experimentando el tratamiento del daño cerebral?  

Cada vez existe un mayor número de especialistas que se dedican a atender al daño cerebral. Ya no se intenta simplemente prevenir una enfermedad o tratar en el momento agudo, sino que existen protocolos y estudios destinados a conseguir una rehabilitación neurológica de la mayor calidad. En los últimos años estamos asistiendo a la creación y el desarrollo de centros específicos para el cuidado y tratamiento de estos pacientes, a nuevas líneas de investigación, la especialización de profesionales de múltiples áreas clínicas y la aparición de sociedades médicas de profesionales, como la recientemente creada Asociación Española de Profesionales de Daño Cerebral.

¿A qué avances estamos asistiendo?

Se están desarrollando nuevas técnicas de rehabilitación, exoesqueletos capaces de mantener el peso de los pacientes con lesiones cerebrales o medulares y permitirles caminar, ensayos clínicos con células madre para favorecer la reparación de los tejidos, técnicas de neurofisiología terapéutica para potenciar la mejora de los tejidos dañados… Aún no conocemos el alcance de todas estas técnicas pioneras ni cuál será el papel que tendrán en el tratamiento de los pacientes con daño cerebral en el futuro, pero las líneas de desarrollo están ahí, y seguro que cambiará el panorama de la neurorrehabilitación en un futuro cercano.

¿Por qué es tan difícil avanzar en un ámbito como el daño cerebral si tiene tanta importancia social?

Porque se necesita una gran formación y a un gran grupo de profesionales trabajando de forma conjunta. Los centros con capacidades para desarrollar todos estos procesos son muy limitados. En la Fundación Instituto San José disponemos de atención médica con varios especialistas involucrados, cuidados enfermeros y el conjunto de terapias necesarias para ayudar en el proceso rehabilitador: fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales y neuropsicólogos, que facilitan los objetivos rehabilitadores trabajando en equipo y buscando en la atención integral el modelo más adecuado para el paciente y su entorno. Sin embargo, la gran necesidad de recursos necesarios para conformar un equipo de estas características, explica por qué no todos los centros están en disposición de una oferta similar y que sea difícil avanzar en el tratamiento de los pacientes con daño cerebral.

Deja un comentario

Buscar

+